Pensar en asociarse fue, en primerísima instancia, una ocurrencia. Más bien, chispas que salen disparadas del interior con fuerza, reclamando atención y solicitando una oportunidad.

Existía la necesidad de hacerlo, sobraban las ganas y nada lo impedía.

Tres dieron el “sí, quiero” …